La Semana Santa engloba los últimos días de la Cuaresma, cuyo último día es el Jueves Santo, y culmina el Domingo de Pascua. En otros países se le conoce como “Passiontide”, o “Tiempo de Pasión”, que comprende las dos últimas semanas de la Cuaresma, siendo la Pasión de Cristo el centro de este periodo.

Durante el Tiempo de Pasión, cuyas fechas cambian de año en año dependiendo de las fases lunares, algunas iglesias católicas suelen tapar con tela las imágenes sagradas y los crucifijos, simbolizando el episodio del Evangelio en el que Jesús se vió forzado a esconderse de la gente que intentaba lapidarlo.

 

Domingo de ramos: el principio

Todo empezó el Domingo de Ramos, cuando Jesucristo llegó triunfalmente a Jerusalén, acogido por una gran multitud. La misma que, algunos días después, reclamaría su ejecución.

 

Jesús entra en Jerusalén el Domingo de Ramos.

Jesús entra en Jerusalén el Domingo de Ramos.

 

Jueves santo: la traición

El siguiente paso hacia la crucifixión de Jesús es el Jueves Santo, el día de la Última Cena. Aquí es donde Cristo instituyó el sacramento de la Eucaristía. Aquí es donde Judas Iscariote le "vendió" por treinta piezas de plata.

En inglés el Jueves Santo se traduce como “Maundy Thursday”, donde “maundy” viene del lat. mandatum, es decir “mandamiento”. Se refiere al último precepto que Cristo enseñó a sus discípulos: amar al prójimo.

 

La última cena. Jean Baptiste de Champaigne. La última cena. Jean Baptiste de Champaigne.

 

Viernes santo: la crucifixión

Luego de verse traicionado por su proprio discípulo, Jesucristo fue arrestado y condenado por la muchedumbre a ser crucificado. Al día siguiente, el llamado Viernes Santo, el Hijo de Dios fue crucificado en el monte Calvario. La muerte de Cristo fue un sacrificio capaz de rescatar a la humanidad de sus pecados.

 

La crucifixión. De la película "La Pasión de Cristo".

La crucifixión. De la película "La Pasión de Cristo".

 

Domingo de Pascua: la resurrección

Tres días después del día funesto,  el Domingo de Pascua Cristo resucitó de los muertos. Este día celebramos la culminación de nuestra fe, que es una fe renovada. “Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

 

La iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén. El lugar de sepultura de Jesús.

La iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén. El lugar de sepultura de Jesús.


Leer también "
Colección de la Semana Santa: Cada Día Merece Ser Celebrado" →